Ensayo Comparativo

Text-only Preview















Ensayo Comparativo





















Radamés Padilla Rodríguez
801-10-5420
Profesor Rafael Acevedo
ESPA-3111-432
2010-Septiembre-28


Los componentes siniestros en la literatura generalmente tienden a ser temas
considerados como un fuerte tabú en la sociedad actual o en el marco de tiempo
perteneciente a un escrito en particular. El fin de la literatura siniestra es conseguir un
elemento fantástico y tenebroso que inste la atención a ciertos detalles y puedan existir
distintas conclusiones según el punto de vista del lector. Distorsionando tareas o relatos
comunes y agregándole un fundamento oculto, metafórico, desconocido o insólito
inmediatamente causa una vinculación con lo siniestro. Los cuentos con un origen
ambiguo generan un tiempo de duda el cual puede ser ominoso y hasta crear cierta
atracción que intriga tanto la mente consciente como la subconsciente.
Un elemento siniestro en el cuento “La Muñeca Menor” es la mordida de la chágara
viciosa. Esta chágara permaneció en la pantorrilla de esta mujer durante toda su vida
porque el medico le informó que podría perder su pierna si trataban de removerla. La
chágara despojo de su vanidad y la obligo a rechazar a todos sus pretendientes.
Considerando la posibilidad de una metáfora, puede ser visto como un parásito o una
persona que la hizo sufrir haciendo que perdiera toda su autoestima. Al ser herida y ser
una figura materna para sus 9 sobrinas, intenta crearlas en mujeres perfectas para que no
lleguen a sufrir lo que ella sufrió.
Las muñecas son otro elemento siniestro presente en ambos relatos, tanto en “La Muñeca
Menor” como en “El Hombre de Arena”. Estas son consideradas como la visión de la
mujer perfecta. Una muñeca, fácil de controlar y sin personalidad alguna. Su razón de
existir es simplemente complacer a quien le pertenezca. Olimpia, la muñeca autómata

presente en “El Hombre de Arena” puede ser considerada la “mujer perfecta” o lo que
puede ser considerado como esto. No hablaba, tomándolo desde una perspectiva machista
es una cualidad que muchos hombres desearían en sus esposas. Aunque era una muñeca y
no es de esperarse una reacción, Nataniel estaba fascinado con la atención que Olimpia le
prestaba. Esto puede verse como otra cualidad buscada por el ser humano, ser escuchado.
Según la descripción esta muñeca era hermosa, otra cualidad indagada en una persona por
el ser humano, sobretodo por los hombres. Nataniel buscaba a una mujer distinta a Clara,
ya que esta lo confrontaba sobre sus temores y no temía en decirle lo que necesitaba
escuchar.
Las muñecas presentes en “La Muñeca Menor” aunque siguen siendo la visión de una
mujer perfecta, pueden ser vistas como la crianza de estas “mujeres perfectas”. Año tras
año una muñeca de tamaño real era creada a semejanza de cada una de las niñas. Esto
puede ser visto como la obligación que tenían desde pequeñas de ser perfectas y
complacer a su esposo. Estas recibían la ultima muñeca creada a su semejanza en su día
de boda. De esta forma la tía les dejaba saber que siempre tenían que seguir siendo
muñecas perfectas para su esposo. Ese era su deber para no terminar solas y tristes como
lo había terminado la tía.
La sobrina menor es el ejemplo ideal. El último párrafo de esta lectura es percibido
estrictamente metafórico, ya que solamente informa de la soledad que sentía esta mujer al
simplemente ser una muñeca perfecta para su esposo. Su exterior de porcelana,
conservado e impecable, es la forma que el la veía, como la mujer perfecta y feliz. Su
interior lleno de chágaras, oscuro y lleno de animales, es la forma que ella se sentía,

amargada y desolada. También es posible notar que no tenían una relación saludable ya
que ni siquiera dormían en el mismo cuarto, algo usualmente normal en un matrimonio.
Otro elemento siniestro presente en ambas lecturas es la importancia que da en los ojos.
Coppelius trato de adueñarse de los ojos de Nataniel en cierto momento, pero su padre
logro detenerlo. La tía al crear sus muñecas, lo único que no podía confeccionar ella
misma eran los ojos y probablemente era lo mas valioso de la muñeca. Los ojos pueden
ser vistos como la inocencia, la esencia de vida, el alma. La sobrina menor al perder sus
ojos en el final metafórico quiere decir que perdió su esencia, lo que la hacía ella. Es
como si perdiera su singularidad. En “El Hombre de Arena” Olimpia, también pierde sus
ojos y momentos después de esto Nataniel entra en un estado de locura al fijarse que no
tenía vida.
El tema del “doble” es otro componente visto en “El Hombre de Arena”. Nosotros como
seres humanos estamos acostumbrados a escuchar que no hay dos personas iguales en
este mundo. El “doble" ocurre al encontrar una serie de características claves sumamente
similares en dos personas distintas que podrían considerarse la misma persona. Nataniel
veía a Coppelius y a Coppolla como dobles. Coppolla le recordaba a la persona que mato
a su padre. Terminando el cuento nos percatamos que Coppelius y Copolla son en
realidad la misma persona y este personaje desaparece al ocurrir la muerte de Nataniel.
El personaje de Coppelius es la persona o identidad que perseguía a Nataniel através de el
cuento. Muchas veces algunos de los otros personajes se refieren a el como Satanás o
bestia infernal. Esto puede implicar una batalla interna entre el bien y el mal que tenía
Nataniel. Tratando de hacer bien, pero constantemente Coppelius o Copolla aparecían

para hacerlo caer en algún tipo de tentación o simplemente volverlo loco. Podemos
asumir que por esto es lo que trato hacer Coppelius al tratar de quemar los ojos de
Nataniel cuando era pequeño, tratar de quitarle su esencia y llevarlo por el camino del
mal.
Lo siniestro se puede encontrar en una gran diversidad de lugares, ya sea en anuncios,
literatura, televisión o películas. Al autor causar que el lector se incomode y analice el
texto de forma elaborada, esta creando un ambiente siniestro. Aunque los elementos
siniestros son percibidos de distintas formas por los distintos puntos de vista que existen,
el componente siniestro siempre se encuentra presente y con este su propósito de
discrepancia. Causar controversia y lograr un impacto en la mente que motive a
cuestionar y crear teorías.