Rai Escale_El Ojo Carnívoro

Text-only Preview


Rai Escalé
EL OJO CARNÍVORO


LA DOBLE VIDA DE LAS IMÁGENES
¿Alguien se atrevería a contar cuántas imágenes
muestra la cruz de la bella criatura que, en el origi-
la línea (por técnica o temática) de la tradición que
llegamos a ver a lo largo de nuestra vida?
nal, quizás adornaba un anuncio de ropa interior.
marcan los “cadavres exquis” o los “frottages” de
Seguramente son millones, miles de millones: obras
No deja de ser irónico el que Rai Escalé cree dra-
Max Ernst. Pero esos primeros resultados han
de arte, postales de amigos que viajan, vallas
máticas figuras, diabólicas polichinelas integrantes
dado lugar a una línea de investigación muy elabo-
publicitarias, fotografías publicitarias, anuncios de
de un circo imaginario de los horrores, a partir de la
rada pese a una apariencia de frescura y de falsa
revista y, desde luego, una catarata de espectacu-
perfección física de un modelo publicitario. Y es
ligereza. Lo que en un primer momento pudiera
lares escenas de televisión y de cine. A veces las
que en sus pinturas el terso y sensual ombligo de
parecer un juego de niños se revela, sólo en cierto
disfrutamos, otras nos repugnan y algunas más
una belleza puede transformarse en el ojo único de
sentido, como tal: los niños son, a menudo, duros y
fingimos ignorarlas, pero siempre están ahí. Son
un ciclópeo personaje, una barbilla mal afeitada en
crueles, y los límites de su inocencia quedan con
una parte importantísima de los estímulos que reci-
la cabeza rapada de un dramático ser, en una
frecuencia cerca de la frontera de la maldad. De la
be un ser de la era de la televisión, de la prensa, de
especie de advertencia del horror y la deformidad
misma forma, el juego de Rai Escalé parte en
la cultura popular en definitiva. Hace tiempo que
que se ocultan tras la belleza... ¿O está la belleza
muchas ocasiones de estándares de belleza y
los artistas aprendieron a utilizarlas, a sacarlas de
en esos rostros sufrientes y deformes y el auténti-
perfección para acabar llegando a unas imágenes
contexto para convertirlas en iconos e incitar a la
co horror en la imagen estandarizada e impuesta
totalmente integradas en la cultura pop, de aire
reflexión. Rai Escalé las transforma, las utiliza como
de la belleza que nos regala la publicidad? A veces
espontáneo, pero siempre inquietantes, a veces
material básico con el que crear nuevas imágenes,
la imagen original desaparece prácticamente bajo
enfermizas, unas imágenes que parecen sugerir-
bien ocultandolas totalmente, bien transformándo-
la nueva imagen, pero a menudo aparece, apenas
nos un viaje que, de haber sido cinematográfico,
las ligeramente sin ocultar sus orígenes. El papel
disimulada, sus elementos originales (brazos, pier-
podría haber empezado en Doris Day... para termi-
cuché de la imagen fotográfica de un anuncio
nas, ombligos, cabellos) reconvertidos en nuevos
nar a los pies de Tim Burton.
publicado en una revista o en un cartel publicitario
órganos o partes de un ser absolutamente distinto.
es el material del que parte. Sobre este soporte
Es en esos momentos cuando se percibe más níti-
XAVIER MUNIESA
interviene y, con el uso de acrílico (y en algunas
damente el contraste, cuando emergen más clara-
Director de “La Guia del Ocio”
ocasiones de la témpera o incluso el óleo) las
mente las preguntas en el cerebro del que mira.
transforma en nuevas visiones completamente ale-
jadas del original. A veces basta con unas pincela-
Lo que empezó como una broma particular del
das sobre una fotografía invertida para arrancarle a
artista utilizando la técnica del transfer, el collage
un torso la imagen que ocultaba: un personaje
sin tijeras, como un juego con el que pasar la tarde,
siniestro o monstruoso, un ser defectuoso que
mostró pronto resultados interesantes, a veces en


“Modificaciones, transformaciones, superposiciones, pintu-
ras sobre pinturas... en realidad no se trata solamente de
una adición fantasmagórica de nuevos elementos sobre
una base preexistente, sino del empleo de esta imagen
como fuente de sugerencia, como un excitante transforma-
dor de un trastrueque conceptual y, también, como una
base de imagen-color ya realizada que condiciona el resul-
tado. Rabia infantil, impulso de metamorfosis, deseo de vio-
lentar la belleza establecida mediante la pluma o el pincel
iconoclasta.”
ANTONIO SAURA
‘Superposiciones’
CLINIQUE (21 x 29 cm) mixed media


“An artist does not render nature, he renders visible. He
sees what others do not see, and by seeing and render-
ing on canvas, paper, whatever, makes his vision visible to
others (if they are able to see).”
PAUL KLEE
UGLYFACE (21 x 29 cm) mixed media


“... y, por si eso no basta como forma de subversión, simul-
táneamente consciente e inconsciente, la forma de
hacerlo puede que resulte aun más sediciosa si cabe:
sustituir el lienzo blanco por imágenes obtenidas de la
publicidad en revistas, pósters o pancartas publicitarias y,
mediante giros, trampantojos, collage, retoques y cual-
quier otro tipo de picardía visual, transformar el glamour
en inquietud, el naïf en inteligencia y la seducción erótica
en guiños de desasosiego”.
JOAN QUESADA
Filósofo
SUFFERIN’ SO MUCH (21 x 29 cm) mixed media
I’M SO SHY (21 x 29) mixed media
CAVALIERE (21 x 29 cm) mixed media

VOGUE (21 x 29 cm) mixed media
LET’S PARTY (182 x 96 cm) mixed media


GANG OF FOUR (65 x 96 cm) mixed media
SHE’S A TEMPTATION (65 x 96 cm) mixed media
GANG OF THREE (200 x 200 cm) mixed media


DANCIN’ QUEEN (21 x 29 cm) mixed media
CRABB HANDS (42 x 60 cm) mixed media


“Se ha vislumbrado ese ángulo siempre fugitivo en
el que las cosas se esfuman hasta desaparecer, a
cuyo precio sólo empieza a desvelarse el espíritu de
las cosas. La gran hazaña del arte moderno será
–en poesía a partir de Lautréamon y Rimbaud, en
pintura a partir de Seurat, Gauguin, Rousseau–
haber batido cada vez más duramente al mundo de
las apariencias y haber intentado rechazar lo que
sólo es corteza para entrar hasta la savia. En arte,
esta empresa ha tomado desde hace tres cuartos
de siglo un carácter cada vez más imperioso, largar
las amarras que nos retienen, tanto por rutina como
por sentimentalismo a la tierra de la percepción, no
podía conseguirse en un día”.
ANDRÉ BRETON
WASITAPARTY (146 x 60 cm) mixed media


“He does not know in advance what he is going to
put on the canvas, nor does he decide what colors to
use. He does not will to do anything, he does not seek
to do anything. He allows his sensibilities a free rein,
paints in a trance, a trance which has all the acute-
ness, the visual definiteness of dreams. His only care
is to be faithful to what is given, to what is found, to
paint what he sees”.
HERBERT READ
“The Philosophy of Modern Art”
EAU DISS (21 x 29 cm) mixed media